Licencia Creative Commons

Vuelva a publicar nuestros artículos de forma gratuita, en línea o impresos, bajo una licencia Creative Commons.

Por comentario de invitado

En resumen

Mi familia ha trabajado incansablemente para mantener sus raíces en East Palo Alto, porque la ciudad es nuestro hogar. Pero ya no podemos vivir allí porque no hay viviendas asequibles. La falta de planes y políticas de la ciudad para evitar que los residentes pierdan sus hogares es alarmante.

Imagen del perfil

 
Por Heleine Grewe, especial para CalMatters

Heleine Grewe ha trabajado en la organización comunitaria de base en East Palo Alto desde su primer año en la escuela secundaria y ahora es estudiante de segundo año en Menlo College en Atherton. Escribió este comentario como pasante de verano en Nuestra Casa de East Palo Alto, una organización de educación comunitaria.

Crecí en Tulane Avenue en East Palo Alto, una hermosa y vibrante ciudad de 29,000 por la Bahía de San Francisco. Tuve la suerte de estar rodeada de familiares y amigos para celebrar los altibajos de la vida. La abuela y el abuelo vivían calle abajo; mis tías y tíos estaban a la vuelta de la esquina; mis amigos y primos estaban a tiro de piedra. Sentía como si, en cualquier lugar del vecindario en el que estuviera, podía pedir ayuda, pedir apoyo o simplemente tener gente amorosa a mi alrededor.

Luego, en abril, perdimos abruptamente el hogar de mi infancia. 

Un arrendador ausente nos dio un aviso de 30 días. Estábamos desplazados y devastados. El proceso de reubicación fue una pesadilla. Mi familia estuvo sin hogar durante tres meses hasta que se aprobó una solicitud de alquiler para una casa lejos de nuestras escuelas, trabajos y familia extendida en East Palo Alto.

East Palo Alto es solo una de las muchas comunidades de California que están experimentando este tipo de cambio y desplazamiento de residentes de mucho tiempo. 

En mi ciudad natal, la aparente falta de planes y políticas de la ciudad para evitar que los residentes pierdan sus hogares es alarmante. El plan de la ciudad para el centro de East Palo Alto, el distrito comercial de Ravenswood, tiene algo de mérito. Incluye trabajos y viviendas para los residentes y prósperos espacios comunitarios abiertos con parques. También promete una solvencia fiscal duradera para la ciudad al mejorar la base imponible.

El plan de Ravenswood, sin embargo, también prevé generar miles de empleos tecnológicos que requieren un título universitario de cuatro años, aunque un tercio de los residentes de East Palo Alto tienen menos de una educación secundaria. ¿Por qué no incluir negocios que puedan emplear a las personas que viven aquí ahora?

La economía básica dice que el aumento de la demanda de vivienda exacerbará aún más los precios y el alquiler de la vivienda. Eso fue precisamente lo que sucedió cuando Meta (antes Facebook) y Amazon se mudaron al barrio.

East Palo Alto necesita viviendas más asequibles. La ciudad propone que el 20 % de todas las nuevas unidades de vivienda de alquiler sean asequibles para las familias que ganan entre el 35 % y el 60 % del ingreso medio del hogar (alrededor de $83,000). Pero, ¿a cuántas familias llegaría eso? No es suficiente.

La ciudad necesita establecer un programa de viviendas por debajo del mercado más sólido para aumentar la oferta de viviendas asequibles para la venta. Las calificaciones de ingresos para viviendas por debajo del mercado deberían permitir inquilinos y compradores de ingresos bajos, moderados y medios.

La ciudad puede comenzar ampliando las protecciones para inquilinos. Es evidente que las protecciones para los inquilinos de East Palo Alto no son suficientes: solo teníamos 30 días para empacar e irnos cuando el propietario decidió vender nuestra casa. 

Muchos residentes a largo plazo también están preocupados por el impacto ambiental del plan de la ciudad. Algunos de los desarrollos de viviendas propuestos están ubicados en el límite de nuestras tierras protegidas de la bahía, que brindan cierta protección contra las inundaciones debido al aumento del nivel del mar.

Los desarrolladores a menudo hacen promesas sobre los beneficios para la comunidad, pero ya nos han quemado antes. Cuando Amazon se mudó, los trabajos prometidos por el desarrollador nunca se materializaron, en parte porque la empresa no se hizo responsable. Dada la rápida gentrificación de la ciudad, muchos residentes a largo plazo ya no estarán aquí para obtener ninguno de los beneficios propuestos. 

Los desarrolladores deben rendir cuentas. Los contratos entre un desarrollador y las organizaciones comunitarias que representan los intereses de los residentes, también conocidos como acuerdos de beneficios comunitarios, deben especificar claramente los beneficios comunitarios otorgados a cambio del apoyo al proyecto del desarrollador.

Estas correcciones de políticas pueden funcionar en East Palo Alto y en las comunidades de todo el estado donde prevalece el desplazamiento económico. 

Mi familia ha trabajado incansablemente para mantener sus raíces en East Palo Alto, porque la ciudad es nuestro hogar. Pero no podemos vivir allí porque no hay viviendas asequibles. ¿Queremos que las ciudades de California se conviertan en comunidades que atiendan solo a familias de mayores ingresos? En cambio, deberíamos diseñar nuestro futuro para incluir familias en todos los niveles de ingresos. 

California es conocida como un estado de innovación. Soy optimista de que también podemos innovar para resolver estos problemas. 

Este artículo fue publicado originalmente por CalMatters.

Déjame tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *